Etiquetas

   Todos los especialistas en nutrición destacan y recomiendan la ingesta de semillas en nuestra alimentación diaria.  Resaltan sus propiedades energéticas. También su aporte de vitamina E.  Hoy, vamos a dedicar nuestro post a comentar sobre alguna de ellas.

Semillas de Sésamo : el sésamo o ajonjolí es una semilla originaria de La India y de África que llegó a América transportada por los esclavos.

Posee una gran cantidad de proteinas y las grasas que contiene son insaturadas, o sea, grasas buenas que contribuyen a reducir los niveles de colesterol. Contiene calcio y hierro, también fibra y zinc y varias propiedades

Semilla de Soja:  muy rica en proteinas que se pueden considerar equivalentes a las proteinas animales.  Reduce los niveles de colesterol, los síntomas de la menopausia y el riesgo de osteoporosis. También previenen algunos cánceres. En los adultos, el consumo de 25 gramos de proteina de soja diaria, puede reducir el riesgo de enfermedad cardíaca.

Las personas que padecen gota no deben consumir grandes cantidades de soja.

Semillas de Amapola:  son un fruto negro y muy pequeño que se encuentra en casa una de las flores de la amapola. Sus efectos son sedantes y expectorantes. Son una fuente importante de calcio, magnesio, hierro, sodio y fósforo entre otros minerales.

Semillas de Lino:  el lino es originario de la región de los rios,  Nilo, Éufrates y Tigris. Su tallo se utiliza para confeccionar la tela de lino y, la linaza, su semilla, para hacer harina y aceite. 

El consumo de sus semillas hace ver notables mejoras en los trastornos articulares como la artrosis, artritis y reuma. Tiene efectos beneficiosos para el corazón y el sistema vascular. Regula el colesterol por su contenido en Omega 3, y los casos de estreñimiento. Tiene propiedades antioxidantes debido a su contenido en minerales y vitamina E.

Semillas de Girasol:  contienen proteinas, grasas insaturadas, vitamina E, calcio, potasio, fósforo y magnesio. Estas semillas favorecen el buen funcionamiento cerebral. Reducen también el riesgo de infarto y ayuda a mejorar el rendimiento de deportistas y reducir lesiones. Nutre la piel y es antioxidante.

Semillas de Chia: es originaria de áreas montañosas de Méjico. Se sabe que hace ya 3.500 años a.C era conocida como un importante alimento y medicina. Contiene proteina, fibra, aceite graso Omega 3. No contiene gluten. Gran fuente de  vitamina B, calcio, fósforo, potasio, zinc y cobre. Antioxidante . Se utiliza para pérdida de peso y obesidad, laxante, hipotensor, antitumoral, antiinflamatorio….

Yo uso todas estas semillas, y otras de las que hablaremos otro día, en mis panes y con ello cuido la salud de los míos. Espero que esta entrada os sirva aunque sólo sea un poquito.